Edwin Cardona es un enorme jugador de fútbol. Sus condiciones técnicas son excepcionales, su visión de juego superior a la media en los torneos sudamericanos, su pegada es magnífica y con una sola pincelada es capaz de definir un encuentro a favor del equipo que representa.

El colombiano volvió a demostrarlo ayer, con la camiseta de Boca ante Aldosivi en Mar del Plata, con un gol y una asistencia premium para que su compatriota Sebastián Villa sentenciara el encuentro: Cardona fue además el jugador que más pases completó y chances creó en el partido, con un 93% de precisión dentro de los 67 pases brindados.

Sin embargo, eso no nos debe llevar a olvidarnos lo que pasó hace apenas algunos meses, cuando el nacido en Medellín, de 28 años, decidió no retornar al club azul y oro tras la Copa América, instalándose en su país y demostrando la falta de compromiso y de profesionalismo, que rápidamente fue noticia en Argentina por tratarse de una institución tan importante como la “Xeneize”.

“Como todos los seres humanos cometemos errores, yo solo vengo a demostrar en el terreno de juego, agradecido con la gente que siempre me apoyó, a mi familia, a Dios. Muy contento con el partido que hice pero falta mucho más ,vamos a ver cómo termina, ojalá Dios quiera me pueda quedar mucho tiempo más acá”, expresó Cardona post partido.

“Se hablan y especulan muchas cosas pero detrás de todo eso hay un ser humano que le duele todo lo que dicen pero lo demostré dentro del terreno de juego, veremos cómo termina todo. Quiero quedarme mucho tiempo acá, mi familia está muy contenta y eso es lo importante”, finalizó deseoso.

“Cardona es un tremendo jugador de fútbol. Está tratando de reencontrarse con su nivel, pero las lesiones no se lo permiten. Es muy difícil que se quede por el precio que vale su pase”, había declarado Jorge Bermúdez, uno de los integrantes del Consejo de Fútbol boquense, hace unas semanas.

Es que el enganche está a préstamo del Xolos de Tijuana hasta el próximo 31 de diciembre, y de querer hacer uso de su opción de compra Boca deberá desembolsar nada menos que cinco millones de dólares, una cifra alta para el fútbol argentino, aunque al mismo tiempo sus condiciones futbolísticas hacen dudar a los dirigentes sobre la decisión final.

En mi opinión, los directivos del club deben sentarse a hablar seriamente con Cardona, diciéndole que si realmente pretende continuar en Boca como ha declarado, tiene que ser profesional al 100% y las actitudes de antaño no pueden volver a repetirse: ante la primera falta de respeto, el jugador debe hacerse cargo de su ficha.

Si respeta al club, a sus compañeros y a los hinchas, y solo se dedica a jugar, las dos partes estarán contentas y la entidad pagará felizmente los cinco millones de dólares que tiene que desembolsar para la próxima temporada. Es la única manera que el vínculo Boca-Cardona pueda funcionar, para darle alegría a su gente.