Anthony Davis jugó con el dedo lastimado para los Lakers en el duelo del viernes de la NBA ante los Timberwolves. Este problema no pareció afectarlo en lo absoluto y en una jugada de la primera mitad lo demostró.

El ala pívot realizó una penetración dominando a placer el balón para hacer una cesta de dos puntos casi sin oposición. Esta jugada no es de las más difíciles, pero Davis mostró soltura con las manos para concretarla.

En la primera mitad del encuentro ante Minnesota, Anthony Davis anotó 16 puntos.