Alejandro Mancuso, ayudante de campo de Diego Armando Maradona durante su paso como entrenador de la Selección Argentina, rompió en silencio en una charla radial y habló sobre dos temas muy picantes de antaño: el alejamiento de Juan Román Riquelme del combinado nacional y la pelea de Oscar Ruggeri con el “Pelusa”.

Todo comenzó con la renuncia de Alfio “Coco” Basile como entrenador de la selección, en 2008: “Ahí empieza la parte que más conozco yo. Entre Ruggeri y Diego había una pelea muy grande, con un tema judicial de por medio. La cosa estaba fea entre ellos. Estaban peleados a muerte”, comenzó Mancuso en diálogo con “Acá hay buen fútbol”, en Radio La Red.

“Desde el 97 habían cruzado agresiones verbales por intermedio de la prensa por diferencias con el paro del fútbol argentino, cuando quedaron libres los jugadores de Deportivo Español. Pero se solucionó todo en un minuto. Diego quería uno o dos entrenadores fuertes para terminar de armar el cuerpo técnico y yo le propuse a Oscar Ruggeri, que para él era mala palabra. Tengo de testigo a Verónica Ojeda, que estaba blanca como la pared. Cuando se lo mencioné, Diego hizo un silencio que yo conocía. Con el que me daba el OK sin contestar. Se quedó callado. Y después me dijo ‘¿cómo hacemos?, si sabés el problema que tengo’. Ahí le dije que si me autorizaba, en dos minutos lo traía”, continuó.

“Ruggeri entró al quincho, se abrazaron, se sentaron a hablar de fútbol y se solucionó todo. Oscar era lo que necesitábamos, porque yo era un ladero de Diego, estaba las 24 horas con él y había cosas que no podía controlar de un cuerpo técnico. Necesitábamos a un tipo que absorbiera toda esa situación, que maneje al grupo y parte del entrenamiento. La parte defensiva, cómo cabecear en el otro área. Aparte era un hombre muy fuerte, respetado”, prosiguió Mancu.

Justamente Maradona quería que Ruggeri se ocupara del “tema Riquelme”, quien había anunciado que se retiraba del combinado Albiceleste. Pero no hubo éxito. “Me acuerdo como si hubiera sido hace 10 minutos. Ruggeri le dijo que sí. Cuando hizo el acercamiento, le advirtió que estaba dificilísimo, que Riquelme no volvía a la selección. Cuando dijo eso, me di cuenta de la magnitud del problema”, sentenció.

Respecto a la renuncia del máximo ídolo en la historia de Boca, desestimó la teoría de que haya sido por diferencias con Maradona: “Se buscó esa excusa, pero me parece que el problema de fondo no era ese”, finalizó. Mancuso dio a entender que, una vez que se despidió Basile del cargo, Riquelme ya tenía la decisión tomada de manera indeclinable.