Este viernes 12 de noviembre la selección de México visita a los Estados Unidos para encarar su duelo del Octagonal Final de la CONCACAF, a celebrarse en el TQL Stadium, un encuentro catalogado como el más difícil en el camino al Mundial de Qatar 2022.

El argentino Gerardo Martino, DT del Tricolor, apostó por sus hombres de confianza para medirse a Las Barras y Las Estrellas con el objetivo de mantenerse en la cima de la clasificación y evitar cualquier sorpresa rumbo a la Copa del Mundo.

No obstante, es evidente que El Tata tiene ciertas preocupaciones para dicho encuentro:

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!

Una tercera derrota consecutiva ante le vecino incómodo

Lamentablemente para el timonel sudamericano, el vecino incómodo le ha indigestado su proceso en el último año, ya que suma dos derrotas consecutivas contra un rival con el que nunca se debe perder y una tercera desataría toda una ola de críticas en su contra.

La primera caída sucedió en la final de la Liga de Naciones CONCACAF, la cual culminó 3-2, gracias a un polémico penal que convirtió Cristian Pulisic faltando seis minutos para culminar los tiempos extra e irse a la tanda de penales.

Posteriormente se perdió la gran final de la Copa Oro por la mínima de Miles Robinson, justo cuando faltaban tres minutos para decidir todo desde el manchón penal, lo que hizo más dolorosa la derrota.

Se ha hablado mucho sobre que la MLS ya superó a la Liga MX y que Estados Unidos tiene mayor número de jugadores en Europa, razón para superar a México, un comparativo incómodo y Martino debe empezar a demostrar quién es el gigante del área.

Perder la confianza de la afición y no convencer con su estilo

Martino comenzó de gran forma su proceso, sin derrotas y con muchas alabanzas, sin embargo, ya vivió la otra cara de la moneda cuando empezaron a presentarse las derrotas, sobre todo las dos finales contra Estados Unidos.

La afición mexicana es algo dura de convencer, pues de un momento te pasan del cielo al infierno y así se ha hecho sentir, sin tener confianza en los experimentos que lleva a cabo el estratega, metiéndose duro no sólo con él sino con todo el equipo.

Algo fuerte de soportar son los abucheos y poco apoyo que te puede dar tu hinchada al no ver los resultados esperados, así que de sumar una tercera caída con los norteamericanos El Tata puede esperarse lo peor, ya que aparte de los aficionados tendrá encima a los especialistas y medios.

Su ventaja es que difícilmente perderá su boleto para ir al Mundial de Qatar 2022, pero probablemente comenzará a sufrir los pedidos de la gente sobre cortar su proceso porque no acaba de convencer.

Armar una zaga central confiable

Una de las críticas más grandes que ha recibido el Tricolor es precisamente por su zaga central, la cual ha cometido muchos errores, teniendo el más claro ejemplo a Carlos Salcedo, que posteriormente ha sido vetado sin entrar ya en los llamados.

A pesar de la experiencia europea de Néstor Araujo y Héctor Moreno, los fallos siguen apareciendo, pero lo más difícil para el timonel será elegir quien acompañe al campeón del mundo sub-17, pues Araujo se perderá el cotejo por expulsión y César Montes, que apuntaba para ser el segundo central, fue dado de baja por lesión.

Entre las opciones de Martino para acompañar al hombre de Rayados están Johan Vásquez, que ya comenzó a tener minutos con el Genoa de Italia, además de Julio César Domínguez y Luis Romo, titulares indiscutibles con Cruz Azul, y los jóvenes Gilberto Sepúlveda y Jesús Angulo.

Esto debe ser un dolor de cabeza para el sudamericano, que quiere seguir teniendo a su equipo como una de las mejores defensivas del Octagonal.

Seguir apostando por el tridente europeo

A partir del año pasado comenzó a cocinarse una gran emoción en la afición mexicana por el tridente que conformaba el Tricolor con tres hombres que están triunfando en Europa: Hirving Lozano con el Napoli, Raúl Jiménez con el Wolverhampton Wanderers y Jesús Manuel Corona con el Porto.

No obstante, no todo ha salido de maravilla como se esperaba con el trío porque ha habido incidentes lamentables, comenzando por El Lobo de Tepeji que sufrió la lesión de cráneo que lo alejó largo tiempo de los terrenos de juego, regresando hace poco, mientras El Chucky recibió un gran golpe en la cabeza durante el primer duelo de la Copa Oro que lo hizo perderse el certamen.

El único de ellos que siguió jugando fue El Tecatito, sin embargo, su nivel de juego ha ido en picada, en parte porque ya no ha visto mucha acción con los Dragones, quizá por el disgusto que le causó no haber podido cambiar de aires en el pasado mercado de verano, donde se hablaba de su pase a Italia o España.

Es posible que Martino apueste por ellos tres para comandar el ataque, pero también tiene elementos en el banquillo que podrían arrancar como Rogelio Funes Mori, Roberto Alvarado, Orbelín Pineda o Sebastián Córdova.

Volver a mostrar una cara diferente y la contundencia

Otra de las quejas más grandes es la bipolaridad de la selección mexicana, pues arrancando los partidos sale con todo a buscar el arco contrario hasta que encuentra el gol, después de eso, se relaja totalmente cediendo la posesión del balón, lo cual únicamente le pagó factura contra Canadá afortunadamente.

Es increíble que de un momento a otro cambien totalmente su filosofía, lo peor es que no sólo pasa con un jugador sino con todos, dejan de presionar, bajan su rendimiento y se conforman, algo que Martino ha aceptado totalmente, su poca regularidad durante los 90 minutos.

A eso se le debe sumar que aunque no han tenido problemas para llevarse algunos triunfos, tienen una gran cantidad de fallas frente al arco, lo cual sucedió contra El Salvador, Jamaica, Panamá y Honduras, ya que pudieron ser goleadas. Contra Estados Unidos perdonar y no estar fino puede ser un grave error.

Para más de Mauricio Gasca, ¡síguelo también en Twitter como @Melocrab!